Ciencia

Cangrejos herradura son vitales para el desarrollo de vacunas

Los cangrejos herradura no han cambiado en 450 millones de años representan gran interés para la comunidad científica.

Cada año, una playa de las Bahías de Delaware, en Estados Unidos, es sitio de arribo de la mayor población de animales considerados fósiles vivientes, los cangrejos herradura.

“Los cangrejos herradura, a diferencia de lo que su nombre común indica, no son cangrejos. En realidad, son artrópodos y están más relacionados con las arañas o los escorpiones. Esta es una hembra y una de las formas de verificarlo es porque sus primeros pares de patas son tenazas”, dijo Nivette Perez, representante de Centro Delaware para las bahías.

Estas criaturas que no han cambiado en 450 millones de años representan gran interés para la comunidad científica.

“Ellas, las hembras de cangrejos herradura, se enterrarán dejando una hilada de huevos del tamaño de una pelota de golf, entre 3 mil o 4 mil al mismo tiempo. Después que han dejado estos huevos, los machos fertilizarán el área en el agua. Es una fertilización externa”, señaló Laurel Sullivan, coordinador del departamento de Recursos Naturales y Programas Costeros de Delaware.

Una característica peculiar en estos organismos es su sangre azul brillante, que coagula al detectar la presencia de compuestos bacterianos dañinos conocidos como “endotoxinas”. Esta cualidad ha sido esencial, desde hace 40 años, para desarrollar productos biomédicos, sobre todo, vacunas.

“Una de las cosas en las que siempre se ha probado con ellos son las pruebas con vacunas. Tenemos vacunas en todo el mundo gracias a estos animales, pero ahora tenemos un nuevo tipo de vacunas que están comenzando a ser desarrolladas para la batalla contra COVID-19 y están utilizando los mismos tipos de pruebas que se realizaban con la sangre de los cangrejos herradura”, puntualizó el biólogo Glenn Gauvry.

Año con año, la industria farmacéutica captura medio millón de estos animales para recolectar un poco de su sangre.

En el proceso, 15% de los ejemplares herradura mueren y los demás son devueltos al mar.

Grupos conservacionistas demandan el desarrollo de nuevas técnicas para el desarrollo de fármacos, que se prueben con componentes sintéticos y no con la sangre de estos artrópodos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button