CienciaReportajes especiales

Escasez de chips, una consecuencia de la pandemia de COVID-19

Expertos prevén que la escasez de chips continúe en 2022 y que consecuencia de ello será el aumento de precios en productos electrónicos y automóviles

La pandemia de COVID-19 ha dejado daños no sólo en la salud y en las vidas de las personas a nivel mundial, sino también tuvo consecuencias económicas y en la producción de diversos productos, por ejemplo, aquellos que tienen algún componente electrónico, como los automóviles, electrodomésticos, computadoras, teléfonos móviles, por mencionar algunos.

A raíz del cierre de plantas de producción de chips, sobre todo en China durante 2020, surgió un nuevo reto para diversas industrias: enfrentarse a la escasez de chips y por lo tanto a la reducción de las producciones que tenían planeadas.

Fue en enero de 2020 cuando el gobierno de China ordenó el cierre de diversas fábricas de microcomponentes, entre ellas la de Foxconn que es el mayor fabricante de componentes electrónicos, así como la fábrica de Samsung en Suzhou, una ciudad industrial ubicada al oeste de Shanghái.

En aquél entonces era incierto el tiempo que permanecerían cerradas las fábricas y por lo tanto detenidas sus operaciones. Por ejemplo, fue hasta el 10 de febrero de 2020 cuando Foxconn, que fabrica componentes para marcas como Apple, consiguió el permiso para reabrir sus plantas, aunque sólo recibió la autorización de que sólo regresara 10% de su personal.

El cierre de todas estas fábricas ocasionó lo que hasta estos días vemos como consecuencia, que es la escasez de chips y por lo tanto la disminución de la producción de diversos productos, pues aunque se logró que las plantas reiniciaran operaciones, afectó completamente la cadena de producción.

Además, el hecho de que prácticamente todas las actividades, como educación, trabajo y entretenimiento se realizara en los hogares, debido al confinamiento, hubo mayor demanda de dispositivos como computadoras portátiles y de escritorio, smartphones, tabletas, entre otros.

Para el segundo trimestre de 2020, Lenovo reportó ventas de 16 mil 200 millones de laptops; HP alrededor de 16 mil 170 millones, y Dell unas 10 mil 650 millones de computadoras portátiles vendidas, de acuerdo con la firma de análisis Statista.

Lo anterior significa que tal demanda atípica de dispositivos, y por lo tanto de sus componentes, sumado al freno en la producción de los fabricantes de los componentes, también contribuyó con la escasez de productos que vivimos hasta hoy en día.

Expertos como Omar Longoria, coordinador de la Especialidad de Diseño de Sistemas en Chip del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, han señalado que hoy en día existe una escasez de computadoras, automóviles, teléfonos y otros productos nuevos, pues aunque las fábricas reiniciaron operaciones, incluso hace casi 20 meses, la cadena de distribución no ha logrado recuperarse.

Cristiano Amon, director general de Qualcomm, empresa dedicada a la fabricación de chips, señaló en días pasados que tienen previsto que la escasez de chips se resuelva hasta el segundo semestre de 2022.

Ricardo Zermeño, director general de la firma Select, ha señalado que hoy existe una alta demanda de productos como los mencionados, sin embargo, las empresas no logran normalizar el abasto.

Alexander Rojas, gerente de Ventas y Desarrollo de Negocios de MediaTek para Centroamérica y El Caribe, advirtió en días pasados que la crisis de chips durará aún hasta 2022, lo que además hará que haya un incremento en los precios de todos los productos como autos, electrodomésticos, computadoras, teléfonos, consolas de videojuegos, por mencionar algunos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button