Ciencia

“Humanidad debe actuar como un ecosistema para prosperar por el bien común”

La colectiva Zurciendo el Planeta comenzó a instalar un mural textil, como parte de una protesta cultural en la COP26

Un bosque bordado por más de 130 mujeres, del colectiva Zurciendo el Planeta, la mayoría originarias de América Latina (México, Chile y Argentina), se comenzó a instalar en Glasgow, la ciudad escocesa, en donde se lleva a cabo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021, la COP26. El objetivo de este mural textil es protestar de manera pacífica, para enfatizar que es necesario sumar esfuerzos, para cambiar las negociaciones que hasta ahora se han hecho y que no han logrado avances para frenar los impactos negativos del cambio climático. La Colectiva busca crear una metáfora con los bordados. Un bosque a través del cual se transmite un mensaje en el que urgen a crear comunidad.
“La humanidad tiene que actuar más como un bosque donde cada individuo, cada árbol, prospera para el bien común, dando abrigo, alimento y sombra a miles de otras especies, generando un ecosistema que permite y fomenta la vida de otros seres”, señalan.
Consideran que los países más poderosos, los gobiernos y las corporaciones son llevados por intereses de poder y no han logrado frenar el aumento de CO2 ni el de la temperatura, por lo que urgen atención inmediata a negociar de otras formas: a favor de los ecosistemas y demás especies. Dora Napolitano afirmó que Zurciendo el Planeta decidió bordar un bosque de urgencia, para protestar en la ciudad escocesa y llevar un mensaje de esperanza en el que resalta la idea de generar comunidad, “un bosque que está creciendo cada día y creando conexiones de punta a punta de América Latina”. Dijo que buscan llamar la atención hacia otra forma de vivir: desde la comunidad.
“Siempre hemos sido comunitarios. En las últimas décadas, desde las grandes ciudades, cada vez más anónimas, se ha fortalecido una ideología de competencia y acaparamiento de recursos que no era nuestra forma de vivir. Nos concebimos ahora como una especie destructiva. Pero esta característica no tiene que definirnos. La mayoría de la gente no es así”.
Criticó que las empresas y las industrias que controlan los recursos han retardado todos los procesos de negociación de las conferencias climáticas pasadas.
“Hay que empezar a reducir emisiones ¡Ya! Repensar cómo vivimos en este planeta, desde cómo comemos, nos vestimos, nos alojamos y nos transportamos”.
Sobre todo debemos cambiar la manera de contabilizar economías “exitosas” para tomar en cuenta el medio ambiente por encima de todo, en lugar de medirlo por el Producto Interno Bruto”, enfatizó Dora. El mural está hecho por manos de mujeres que viven en la región latinoamericana -una de las más afectadas por el acelerado cambio climático- desde Puerto Williams, Chile, hasta Ensenada, Baja California, México. Muchas horas invertidas para hacer las puntadas de cada árbol son algunas de las inversiones más valiosas que hicieron las bordadoras. Es un bosque que reúne árboles de diversas especies y que fue el punto de encuentro de mujeres que están preocupadas por los efectos acelerados del cambio climático. Zurciendo el planeta es una colectiva que realiza talleres de bordado, costuras, de huertos y temas de educación ambiental. Nació en 2020. El proyecto del bosque fue ideado y creado en el contexto de la emergencia sanitaria.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button