EconomíaRecuperación Económica

Advierten desafíos en Pymes en materia de subcontratación

Más de 47% de líderes de empresas encuestados afirmó que en sus compañías son necesarios los empleos temporales

Las pequeñas y medianas empresas han tenido que afrontar más retos tras la reforma en materia de subcontratación de personal, asegura el estudio “Los Desafíos de la Reforma de Subcontratación de Personal”, hecho por Kelly, empresa dedicada a la industria de desarrollo de soluciones en recursos humanos. El estudio contempló a más de 300 empresas y destacó que de 27% de los encuestados que respondieron pertenecen a medianas empresas, cuyo número de empleados oscila entre 50 y 200. A la cifra anterior le sigue 22% de líderes que representan a las empresas que cuentan con 10 a 50 empleados entre su plantilla laboral y sólo un poco más de 19% tienen desde 201 a 500 empleados. El reporte de Kelly señala que 66% de la muestra indicó que los servicios de intermediación, como atracción, reclutamiento y selección, contratación, capacitación/inducción, servicios para el talento y procesamiento de nómina (donde los empleados son contratados bajo el registro patronal del beneficiario de los servicios), son sumamente necesarios y útiles para sus organizaciones. Además, casi 29% de los encuestados mencionó que antes de la reforma cubrían todos estos procesos con una empresa de subcontratación de personal. La firma Kelly asegura que más de 40% de los encuestados no sabe que en el contexto de la reforma sí se permite externalizar su proceso de reclutamiento, el procesamiento de nómina o la administración de proveedores de recursos humanos. El estudio indica que uno de los más grandes desafíos a los que se han enfrentado las organizaciones, es la reducción o eliminación de la plantilla de trabajadores temporales contratados bajo el esquema de subcontratación de personal, pues más de 38% de los líderes encuestados indicó que esa fue la decisión que se tomó en sus empresas después de la reforma. Al mismo tiempo, dice Kelly, más de 47% afirmó que, para su organización, este tipo de trabajadores eran y seguirán siendo necesarios, ya que su industria requiere flexibilidad para añadir capacidad para los picos de producción o para la demanda por temporalidad.
“Los trabajadores temporales se utilizan en una amplia variedad de funciones, principalmente para agregar capacidad a la fuerza laboral directa de una organización. Esto ayuda a las empresas a cumplir con un mayor volumen impulsado por ciclos de demanda estacional, requisitos de producción a corto plazo, ausencia de empleados de tiempo completo, pero también, a cubrir la carencia de habilidades especializadas o experiencia necesaria para un proyecto a corto plazo”, afirma.
El estudio también revela que las principales barreras que enfrentan las organizaciones para la subcontratación de servicios especializados son: la incertidumbre sobre la reforma y sus requerimientos legales, así como la necesidad de una estrategia para implementar los servicios especializados.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button