Economía

México busca industrializar el litio mediante cooperación con Bolivia

Marcelo Ebrard detalló que la alianza boliviano-mexicana tendrá relevancia especial en el procesamiento y fabricación de baterías.

México aprovechará la experiencia de Bolivia para industrializar el litio a partir de la cooperación entre empresas estatales de ambos países, afirmó este jueves en La Paz el canciller Marcelo Ebrard.

Ebrard manifestó que su visita a Bolivia tiene dos objetivos:

  1. Compartir la experiencia que tiene Bolivia en el sector de litio.
  2. Alcanzar un convenio de colaboración y cooperación entre empresas estatales de los dos países.

Antes de su llegada a Bolivia, Ebrard manifestó que, si América se coordina, países como Argentina, Chile, Perú, Bolivia y México tendrían más de 65% del litio de todo el mundo.

“Vamos a aprovechar las lecciones que Bolivia ha aprendido en ese camino, para no perder tiempo, no cometer errores en los primeros pasos que vamos a dar”, dijo el jefe de la diplomacia mexicana en una conferencia de prensa, junto a su colega boliviano, Rogelio Mayta.

Incluso el Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló en mayo su deseo de que esos países “vayan creando una asociación” con el propósito de ayudarse mutuamente.

El canciller mexicano dijo que lo que buscará la alianza boliviano-mexicana será que las naciones participen conjuntamente en el procesamiento y fabricación de baterías, sin embargo, no dio plazos para concretar acuerdos.

Aunado a lo anterior, Ebrard también anunció que una empresa boliviana participará con otra mexicana en la fabricación de automóviles eléctricos a partir de 2023.

Desde el gobierno del izquierdista Evo Morales (2006-2019), Bolivia dio pasos con altibajos para la industrialización de sus reservas de litio, estimadas en 21 millones de toneladas, las mayores del mundo.

Sus reservas se encuentran en varios salares andinos en el suroeste del país, principalmente en el de Uyuni, la mayor pastilla salina del mundo, y una maravilla natural.

En 2009, Bolivia comenzó ruta para industrializar sus reservas de litio y derivados en diferentes fases: en 2012 comenzó a funcionar una planta semindustrial de cloruro de potasio; en 2013 una planta piloto de carbonato de litio y ese mismo año, la nación logró sus primeras ventas de cloruro de potasio.

Luego firmó acuerdos, principalmente con empresas chinas, para la construcción de otras plantas en fase industrial y para su posterior exportación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button