EconomíaRevolución energética

¿Movilidad en CDMX se beneficiaría con una transición energética?

En todo proyecto existen ventajas y desventajas; contaminación, autonomía y costos, entre ellos

Mucho se ha hablado del transporte eléctrico como beneficio para la movilidad en Ciudad de México. Sin embargo, cierta parte de la población desconoce de qué trata este tipo de transporte, así como sus beneficios y desventajas. El tema se trae a discusión, debido a que ayer, durante la inauguración de los foros del Parlamento Abierto de la Reforma Energética, Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno capitalino, abordó el tema.
“Todos y todas queremos una transición energética hacia energías renovables que mitiguen el cambio climático; para ello, la electrificación, incluso, del transporte se hace cada día más necesaria y ello implica la producción de baterías”, expuso.
Este tipo de movilidad tiene, como todo proyecto, aspectos positivos y negativos. Aquí desgranamos algunos:

Beneficios

De acuerdo con movilidadelectrica.com, estas son las ventajas:
  1. Menor costo de consumo. Uno de los gastos más importantes en una empresa de autobuses es el combustible. Un autobús convencional consume grandes cantidades de un combustible caro, como la gasolina. La electricidad resulta hoy al menos más económica en comparación, con ese combustible.
  2. Espacio mejor distribuido. El motor de propulsión eléctrica ocupa menos espacio y es más versátil que los habituales motores de autobús. De este modo, el espacio queda mejor aprovechado y distribuido, ganando en comodidad y confort.
  3. Menor contaminación atmosférica. Esta parte es muy importante, tomando en cuenta la lucha que hay a nivel mundial por proteger el ambiente. El compromiso con éste, es cosa de todos, también del sector del autobús. Con un autobús o coche eléctrico se rebaja drásticamente la polución emitida a la atmósfera.
  4. No se producen ruidos. Un autobús convencional provoca una serie de ruidos debido a la combustión de su motor. En cambio, uno eléctrico resulta casi imperceptible al oído.
  5. Mantenimientos económicos. Un autobús requiere de mantenimiento constante. No solo en cuanto a reparaciones, sino sobre todo en mantenimiento preventivo. El costo de ello, que supone el mantenimiento de un autobús eléctrico resulta inferior al de sus competidores clásicos.

Aunque también están las desventajas:

  • Menor autonomía. Un autobús o auto eléctrico sigue teniendo una autonomía sensiblemente, inferior al resto de sistemas competidoras. Este hecho desaconseja su utilización para largas rutas.
  • Precio de compra del autobús. Con el paso de los años el precio del autobús eléctrico ha descendido, y se espera que aún lo haga más. Además, como ya se ha comentado, los interesados podrían tener ayudas del Gobierno para su adquisición (aunque ello está en discusión). Pese a todo, el precio de compra de un autobús o auto eléctrico resulta superior, condición que puede echar atrás a más de uno.
  • Degradación de la batería. Según va pasando el tiempo y los kilómetros la batería sufre una pérdida de capacidad; eso implica tener menos autonomía Todos los vehículos eléctricos de baterías sufren degradación.
  • Mayor consumo en invierno. Los motores de combustión pierden bastante energía en forma de calor. Los vehículos eléctricos son mucho más eficientes y no existen dichas pérdidas. Esto supone tener un gasto energético extra en los vehículos eléctricos para mantener la temperatura óptima de la batería y en caso de querer usar la calefacción.
Es así como teniendo un panorama más general sobre este tipo de movilidad, la gente también contará con su propia opinión al respecto. Aquí te brindamos ambas caras de la moneda; habrá que ver cómo sigue desarrollándose este punto en el Parlamento Abierto en materia energética.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button