CDMXInternacional

Líderes se reúnen en foro global de la UNESCO contra el Racismo y la Discriminación en CDMX

Ministros, ministras y activistas de diversas partes del mundo urgen a combatir el racismo sistémico y estructural.

Ministros, ministras, alcaldes y alcaldesas, cuerpo académico, representantes políticos y activistas de diversas partes del mundo se dieron cita en el Complejo Cultural Los Pinos de la Ciudad de México, para dar a conocer sus experiencias sobre cómo han hecho frente al combate del racismo y discriminación.

Desde ayer lunes 28 de noviembre, el segundo Foro Global de la Unesco contra el Racismo y la Discriminación presentó diversas actividades y paneles para discutir y reflexionar sobre los desafíos que han atravesado los países para recuperarse de los estragos de COVID-19 y los impactos que ha dejado en las poblaciones más vulnerables en cuanto a tales fenómenos.

Durante la ceremonia de inauguración, Jeremy Gilley, fundador de la organización Peace and One en Reino Unido y maestro de ceremonia, dijo que la iniciativa de este evento, realizado por la UNESCO, es fundamental porque busca unir esfuerzos internacionales para resolver las injusticias.

“Este Foro es el momento clave de organización para el mapa de ruta en contra del racismo y la discriminación. Su estrategia operativa se estableció en la priorización de tan importante trabajo a través de un llamado mundial de los estados miembros de la Unesco, para deconstruir el racismo y la discriminación en la sociedad”.

Por su parte, Martha Delgado, subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), expresó que falta mucho por implementar en el territorio, por ejemplo, reforzar enfoques jurídicos que garanticen igualdad racial.

Dijo que es imperante que los países adopten la no discriminación con un enfoque de derechos humanos, que sea interseccional, además de “contar con acciones y políticas públicas que se basen en la inclusión, la justicia, la dignidad humana, la comprensión mutua y el respeto a la diversidad cultural, a los derechos humanos y rechazo a todas las doctrinas de exclusiones basadas en racismo”.

Resaltó que la causa de esa lucha se reforzó cuando ocurrió el tiroteo en la tienda Walmart de El Paso Texas, en 2019, en contra de personas latinas e hispanas sólo por su origen. “Esto nos hizo adentrarnos en la agenda, internamente y en el exterior y todas las formas que tienen que ver con violencia no ligada al terrorismo”.

Este evento contó con la participación de Kailash Satyarthi, Premio Nobel de la Paz (2014), quien desde los ochenta ha impulsado una lucha en contra de la esclavitud y trabajo infantil en la India, desde su movimiento ‘Salvar a la infancia’.

Satyarthi dijo que el mundo se enfrenta a un reto y desafío para luchar en contra de algunos de los problemas con más arraigo en la sociedad: la discriminación en todas su formas, racismo, desigualdad e inequidad.

El Nobel compartió al público asistente su experiencia en una visita que realizó a Costa de Marfil, en donde conoció y fue testigo de las condiciones de explotación infantil en granjas de cacao.

 “Le pregunté a un niño si le gustaba el chocolate, nunca en su vida lo había probado, esto es una forma de discriminación”, compartió.

El Nobel criticó que los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) no han sido cumplidos, incluso recordó que desde que se implementaron, de 2016 a 2020, aumentó el tráfico de infantes africanos para ser explotados como mano de obra esclavizada: 10 mil niños y niñas al día habrían sido explotados para tales fines.

Al mismo tiempo, el mundo es 10 billones de dólares más rico, “imagínense el contraste y contradicción”, enfatizó. También criticó el plan global que impulsaron los países del G7 para enfrentar el COVID-19 y recordó que se destinaron 12 billones de dólares para ponerlo en marcha, sin embargo, sólo 0.13% se destinaron a países pobres y en vías de desarrollo.

 “Esas son las manifestaciones de este tipo de mentalidad racista”, agregó que se debe luchar, por tres o cuatro frentes, contra esa dado que también impregna las prácticas sociales, además resaltó que los países deben impulsar una política global para combatir la distribución desigual y discriminatoria.

 “Hago un llamado humilde a que es momento de crecer y globalizar la compasión y sentirla. Las políticas deben incluirla para luchar contra la discriminación racial, injusticias y desigualdad”, expresó el Nobel de la Paz durante su intervención.

En la inauguración también participó Frederic Vacheron, representante de UNESCO en México, quien abogó por identificar nuevas formas de discriminación y para invitar a todos los niveles de gobierno, de todos los países, a unirse para promover una cultura de respeto y paz.

Por su parte, Amhed Hussen, Ministro de Diversidad e Inclusión en Canadá, relató que su país ha tomado con seriedad la lucha discriminatoria, “ningún país es inmune”, expresó y agregó que el gobierno canadiense invirtió 100 millones de dólares en estrategias contra la discriminación.

Entre otras cosas relató que han creado el Primer Plan de Acción Global para Combatir el Odio en Todas sus Formas e incluyen el odio en línea. “Son nuestros pasos contra la discriminación, pero siempre hay más por hacer”, dijo.

Este evento contó con el apoyo del Gobierno de México, la Fundación Ford y Fundación Kellogg, así como de la República de Corea y Canadá. Entre otras actividades, se llevaron paneles de discusión, talleres, y la proyección de la película “Ulises” que antecedió a este evento un día anterior.

Las personas pueden consultar el contenido de los foros a través de la página [https://www.unesco.org/es/forum-against-racism-discrimination?hub=70937] de Unesco.

Back to top button