Internacional

Muere el arquitecto español Ricardo Bofill a los 82 años

Sus obras en Francia le dieron rango de "arquitecto-estrella", como Jean Nouvel, Norman Foster, Renzo Piano, Richard Rogers o, más tarde, su compatriota Santiago Calatrava

El arquitecto español Ricardo Bofill murió este viernes a los 82 años por complicaciones del coronavirus, diseñó aeropuertos, rascacielos y grandes equipamientos culturales, pero también barrios enteros con la idea y ambición de mejorar las ciudades.

“Lo que sé hacer, lo que creo que sé hacer, son dos cosas: una, el diseño urbano. He hecho muchísimo diseño urbano, diseño de ciudades, eso es lo que a mí me gusta” e intentar “inventar lenguajes arquitectónicos distintos y no repetir nunca”, dijo en una conferencia en Barcelona en junio de 2021.

Sus obras en Francia le dieron rango de “arquitecto-estrella”, como Jean Nouvel, Norman Foster, Renzo Piano, Richard Rogers o, más tarde, su compatriota Santiago Calatrava.

“El ‘star-system’ comenzó conmigo en Francia en 1974. En ese momento, los arquitectos comenzaban a ser importantes, a tener un papel protagonista en la sociedad, y esto me llevó a adquirir una gran reputación”, afirmó en una entrevista en mayo de 2020 con el diario español ABC.

Ricardo Bofill Levi nació el 5 de diciembre de 1939 en Barcelona, de padre arquitecto catalán, y madre veneciana.

En 1957 ingresó en la escuela de arquitectura en Barcelona, pero fue expulsado por razones políticas, tras ser detenido, en plena dictadura franquista.

Continuó sus estudios en Ginebra y, en 1963, reunió en su ciudad natal a un equipo de jóvenes formados en diferentes disciplinas, de la arquitectura a la filosofía, para crear el Ricardo Bofill Taller de Arquitectura (RBTA).

Se le identificaba entonces con lo que se dio a conocer en Barcelona como “la Gauche Divine” (la izquierda divina) un grupo de intelectuales de izquierda que solía frecuentar la discoteca Bocaccio.

El estudio de Bofill, instalado en una antigua fábrica de cemento en las afueras de Barcelona, tiene ahora sedes en París, Montpellier, Nueva York, Tokio, Chicago, Pekín y Argelia, y ha realizado más de 1.000 proyectos en todo el mundo.

El aeropuerto de Barcelona, el Teatro Nacional de Cataluña, el Palacio de Congresos de Madrid, la Escuela de Música Shepherd de la Universidad de Rice en Houston (Texas), y los rascacielos Donnelley y Dearborn en Chicago son algunas de sus obras más conocidas.

Pero es en Francia, donde gozó de gran popularidad, cuando se dio a conocer a partir de los años 1970 al materializar el encargo del gobierno de crear grandes complejos de viviendas sociales, como los de Saint Quentin-en-Yvelines o Marne-la-Vallée, y Les Espaces d’Abraxas, en las afueras de París, o el barrio Antigone en Montpellier.

Estos últimos proyectos, escribió Douglas Murphy en el libro “Ricardo Bofill: Visions of Architecture”, “sorprendieron y asombraron al público y a la profesión por su uso de un lenguaje clásico altamente monumental a una escala nunca antes vista”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button