Nacional

Silvano Aureoles ajeno a la realidad del pueblo michoacano

Los trabajadores de la residencia, testigos de sus excesos, fueron obligados a firmar un contrato de confidencialidad

En lo alto de una colina, ubicada estratégicamente en el periférico, Paseo de la República, de Morelia, se levanta la Casa de Gobierno de Michoacán, un complejo residencial de corte faraónico.

Es un palacio amurallado que tiene, entre otras instalaciones, siete salones con lujo desbordado, patio central, tres áreas de spa con jacuzzi, dos albercas, canchas de tenis y basquetbol, área de gimnasio, 20 baños completamente equipados, asador y una torre de vigilancia.

En total, diez fueron los gobernadores que vivieron en casa Michoacán, desde 1989 a 2021.

Y en medio de esa fortaleza, se encuentra un búnker de 120 metros cuadrados con un pasadizo oculto tras una falsa pared que sirve como salida de emergencia. Allí vivió y despachó de octubre de 2015 a septiembre de 2021 el exgobernador, Silvano Aureoles, ajeno a la realidad del pueblo michoacano.

El búnker comprende tres secciones. La primera con una sala de estar que da acceso a la recámara.

Muchos michoacanos duermen aún en las calles, en los parques, sin embargo el exgobernador Silvano Aureoles lo hacía en esta lujosa recámara, aquí estaba la cama y a un costado una base de una pantalla de televisión. En la esquina inferior izquierda está lo que parece un botón de encendido sin embargo servía para activar la salida de este búnker. Veamos”,  Gilberto Molina, reportero

Después de que termina de operar este sofisticado sistema hidráulico está el pasadizo de salida del búnker acompáñanos”,  Gilberto Molina, reportero

La salida, apenas visible, está remachada con una puerta blindada que conecta con una cancha de tenis y ésta a su vez con un pasillo que conduce a los tres helipuertos que tiene casa Michoacán, una ruta diseñada para la fuga perfecta.

Y está la sección deportiva y de relajamiento.

Esto que parece un salón de aerobics es en realidad un gimnasio, los aparatos se los llevaron como también jacuzzis completos y la silla de la barbería, porque aquí en el búnker había un salón para afeitarse la barba del exgobernador Silvano Aureoles hoy como este lugar lucen vacíos”, Gilberto Molina, reportero

Luego está una sección que por extensión sería la envidia de muchas tiendas departamentales.

Comprende un closet de 20 metros donde los exgobernadores colgaban sus camisas y trajes de marca.

Un mueble del techo al piso, únicamente para zapatos

Una vitrina para elegir la corbata del día y otra para guardar relojes y joyas.

Es un templo de la vanidad con zona de spa, sauna, vapor y regaderas.

El pasado 11 de noviembre, cuando se conoció la existencia del búnker, Silvano Aureoles publicó en redes sociales que no le hizo un solo arreglo a las instalaciones en los tres años que, dijo, vivió en ellas y que habitaron nueve de sus antecesores.

Papelito habla: documentos oficiales lo desmienten. Un contrato fechado en 2020 establece que pagó 12 millones 23 mil pesos a la empresa “Recam construcción” por la ampliación, mejoramiento, rehabilitación y equipamiento de las instalaciones deportivas, de recreo y atención al público, así como de los helipuertos de Casa Michoacán.

Los trabajadores de la residencia, testigos de sus excesos, fueron obligados a firmar un contrato de confidencialidad, pero discretamente dejaron mensajes para los antiguos huéspedes en las paredes.

El actual mandatario de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, despacha en unas oficinas al interior del complejo, pero renunció a la vivir en la casa y en el búnker, que transmite una extraña vibra.

Parte de las extravagancias, por ejemplo este cuarto blindado que encontramos, blindado en el techo, cristales blindados, digo, hasta da cierto temor dormir ahí, ¿no?”, Alfredo Ramírez Bedolla, gobernador de Michoacán

La Casa de Michoacán ahora va a ser para expresiones artísticas, culturales, tecnológicas, un espacio abierto a las michoacanas y los michoacanos.

Hoy el silencio y la basura se apoderan de un lugar cuyo recuerdo es una afrenta para el pueblo de Michoacán.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button