Reportajes especiales

Italia sufre agonizante sequía, conflictos agrícolas y políticos

El país europeo vive su peor crisis hídrica en 70 años.

Las olas de calor europeas son preocupantes. Uno de los países que no la están pasando nada bien es Italia, donde se está viviendo la peor crisis de su historia. Hay sequía, complicaciones agrícolas y conflictos políticos. 

“Italia está atravesando uno de los problemas más graves que tenemos ahora por la sequía, y eso representa muy bien lo del cambio climático, aunque Italia no es uno de los graneros más fuertes porque Estados Unidos es el granero más importante y luego Rusia y Ucrania”, destaca Pía Taracena, analista internacional e historiadora, en entrevista con Once Noticias.

Efectivamente, el país está padeciendo un episodio de sequía que arruina cultivos, provoca la muerte de cientos de peces y altera la vida de los ciudadanos.

“También la sequía está provocando incendios. Lo grave es que la falta de agua afecta la producción de sus granos, en Europa hay un problema junto con los incendios al sur de Francia. La importancia de lo de Italia es que se trata de una sequía histórica que está provocando problemas de abastecimiento de agua potable, un círculo vicioso entre el calor y el agua potable”.

“La furia” de la Madre Tierra

Un ejemplo de la convulsión del cambio climático se presentó a principios de julio, cuando hubo un desprendimiento de un pedazo del glaciar de las Marmoladas, entre las regiones de Véneto y Trentino (noroeste de Italia), que dejó siete víctimas y cinco desaparecidos.

Mario Draghi, quien fuera primer ministro italiano en ese entonces, fue uno de los personajes en señalar al cambio climático como principal sospechoso de esta tragedia.

Pero también, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático o Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), que radiografían este rubro de la mano de la Organización de las Naciones Unidos (ONU), advertía en su último informe del “retroceso” que están experimentando los glaciares desde la década de 1950. Por ello, no puede calificarse como un suceso extraño este accidente.

¿Qué pasa con los arroceros?

Pero los problemas han llevado a Italia a un “desastre” en varios sentidos, como califica la también académica de la Universidad Iberoamericana (UI).

“La crisis de los arroceros sí podría llevar a un efecto dominó en partes aledañas de Europa y en América Latina, y tomando en cuenta que ya Italia declaró estado de emergencia, sobre todo, en el norte; hay crisis de granos por el abasto provocado por una invasión de Rusia a Ucrania, aunque ya salieron unas toneladas”, señala Pía Taracena.

La profesora hace referencia a que este lunes, un primer barco transportando granos partió la mañana del lunes del puerto de Odesa, en el sur de Ucrania, tras la firma de un acuerdo histórico con Rusia, según confirmaron funcionarios ucranianos y turcos.

“El arroz para Italia es muy importante, las pérdidas en euros son muy altas, quiere decir que los gobiernos en crisis, como Italia donde renunció Draghi, deben destinar muchísimos millones de euros para enfrentar la escasez de agua. La sequía no es sólo pasto seco, sino embalses y presas sin agua y eso afecta los riegos”.

Como explica Taracena, Draghi se vio obligado a renunciar el 21 de julio, luego de que los principales aliados de la coalición boicotearan una moción de confianza, lo que indica la probabilidad de unas elecciones anticipadas y un nuevo periodo de incertidumbre para Italia y Europa en un momento crítico.

“-¿Cómo le va en cuanto al ambiente político?- Fatal porque renunció Mario Draghi; una vez más Italia va a tener que resolver el problema político; las crisis como la de Draghi son usuales, también como las crisis políticas en Gran Bretaña con la destitución de Boris Johnson, como primer ministro de ese país (el 7 de julio)”.

En este rubro político y económico, la investigadora pone en contexto la crisis del gas que obligará a restaurantes a cerrar sus puertas porque no habrá calefacción. “Sin embargo, Europa va a enfrentar eso”, confirma.

SOS

Pero la falta de líquido es y seguirá siendo un llamado de alerta para esa nación. Tal es así que Italia declaró a principios de julio estado de emergencia en cinco regiones: Véneto, Emilia Romaña, Friuli Venezia Giulia, Lombardía y Piamonte, zonas alimentadas por el río Po y los Alpes orientales. “Se trata de la peor crisis hídrica en esta zona en 70 años”. 

Ante tal panorama, sobre todo, en el aspecto climatológico y de sequía, Taracena reconoce que a pesar de que muchos países o personas se jactan de estar a la vanguardia en cuanto a tecnología, ésta no se usa para combatir problemas de la magnitud que hay en el mundo.

“Presumimos de tecnologías, pero no sabemos aprovecharlas muy bien en estas circunstancias; por ejemplo, cuando está lloviendo muy fuerte, deberíamos tener una manera de guardar y reciclar esa agua para enfrentar estas sequías”, considera la internacionalista Pía Taracena.

Y adelanta que para los países del viejo continente se prevén situaciones complejas en la cuestión hidroeléctrica, debido al conflicto Rusia-Ucrania.

“En Italia, se va a ver afectada la producción de energía hidroeléctrica; un tema que se ha complicado por el envío de gas de Rusia a Europa, que claro le afecta más a Alemania, pero claro la energía hidroeléctrica es otra opción para producir energía”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button