Reportajes especiales

Mujeres con VIH se enfrentan a incertidumbre para proporcionar leche materna

Algunas organizaciones civiles recomiendan dar leche materna sólo si se está medicando contra el VIH.

Estamos en plena Semana de la Lactancia Materna que se conmemora todos los años, para fomentar la lactancia materna y mejorar la salud de los lactantes en todo el mundo. En 1990, se firmó la Declaración de Innocenti, por gobiernos, OMS, Unicef y otras organizaciones.

Tal declaración expone que la lactancia materna:

  • Es un proceso único que provee una nutrición ideal para los niños y contribuye a su saludable crecimiento y desarrollo.
  • Reduce la incidencia y la severidad de las enfermedades infecciosas, por lo tanto, disminuye la morbilidad y la mortalidad infantil.
  • Contribuye a la salud de la mujer reduciendo el riesgo de cáncer ovárico y del pecho y aumenta el espaciamiento entre embarazos.
  • Provee beneficios sociales y económicos a la familia y a la nación.
  • Provee a la mayoría de las mujeres de un sentido de satisfacción cuando hay lactancia exitosa.

¿Qué dice la Secretaría de Salud?

Datos de la dependencia federal afirman que la leche materna es el mejor alimento y la opción más segura para garantizar una buena salud y crecimiento de los pequeños. Añade que la evidencia es amplia al reconocer sus múltiples beneficios, tanto para la madre, como para el niño y para la sociedad en su conjunto.

Por lo tanto, especifica que la leche materna es el alimento perfecto para los recién nacidos, contiene todas las vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y grasas de fácil digestión que necesita.

Pero no sólo eso, también proporciona al lactante factores de crecimiento, anticuerpos y otras sustancias que le favorecen. Aunado lo anterior, es considerada la primera vacuna de un recién nacido, al ofrecer anticuerpos vitales y estimular la inmunidad.

Sin embargo, hablar de este tema es complejo porque éste se desprende muchas aristas, por ejemplo, ¿qué pasa cuando una madre vive con VIH y desea o necesita amamantar a su bebé? 

Para abordar el tema, Once Noticias conversó con Tania Luz Arteaga, pediatra por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), quien hace una breve introducción sobre la complejidad a la que se enfrenta una mujer al embarazarse sabiendo que es portadora del VIH.

“Cuando el VIH o SIDA afecta a una mujer en edad reproductiva, es sumamente complejo, en ese momento entran una serie de decisiones que parten, precisamente desde la decisión de embarazarse, no sé si se piensa con antelación cómo llevarán el parto; el tipo de parto que tendrán y cómo alimentarán a ese bebé”, dice en entrevista. 

Si hay transmisión del virus, éste puede tener lugar cuando el niño todavía crece en el útero de la madre, alrededor del tiempo del nacimiento o mediante la lactancia materna después del nacimiento.

No obstante, agrega que no todos los hijos de las madres que han contraído VIH y que son amamantados al nacer adquieren la infección.

Destaca que los niveles del virus que ya están en la leche de la mamá son comparativamente más bajos, que los hallados en la sangre.

Por lo tanto, los bajos niveles del virus VIH, podrían ser efectos de factores anti VIH presentes en la leche; ese factor explica que no todos los niños amamantados adquirirían el virus”.

Recalca que aun así, los hijos de estas mamás (con VIH) pueden tener un elevado riesgo de mortalidad, aunque hayan sobrevivido a la transmisión de VIH. Y añade un dato importante, según lo establecido por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef):

Existe riesgo de que VIH/Sida pueda transmitirse por lactancia materna, sin embargo, Unicef reporta sus beneficios en hijos de madres VIH con amamantamiento exclusivo durante los tres primeros meses de vida.

“Para combatirlo y, por supuesto, prevenirlo se deben identificar ciertos tratamientos de prevención primaria que darían mejores resultados si tomamos en cuenta el medio ambiente socio-cultural donde se desenvuelve la madre VIH y el bebé”.

La médico afirma que las madres son quienes tomarán la decisión sobre cómo alimentar al bebé, ya que aunque no está probado al 100% que haya contagio a través de la leche materna, tampoco hay seguridad en que el bebé salga ileso de una transmisión del VIH.

¿Qué dicen otros expertos?

De acuerdo con The Well Project, una organización sin fines de lucro cuya misión es cambiar el curso de la pandemia del VIH/Sida, cuando una mujer tiene una carga viral indetectable (no tiene suficiente VIH en la sangre para que sea medido con análisis), la posibilidad de que ella transmitirá el VIH a su pareja sexual es cero, y la posibilidad de que transmitirá el VIH a su bebé durante el embarazo o durante el parto es muy bajo.

Sin embargo, mientras que el riesgo de transmisión es bajo mediante la lactancia cuando la carga viral de la madre es indetectable, las investigaciones no han demostrado que el riesgo sea cero, como lo es en el caso de la transmisión sexual.

El dinero y recursos siempre cuentan

La organización aconseja que si una mujer está viviendo con el VIH en una área del mundo donde el acceso a recursos como el agua pura, la refrigeración y el cuidado médico son limitados, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a las mujeres amamantar sólo si se está tomando medicamentos contra el virus.

Y finaliza afirmando que: las directrices de tratamiento del VIH escritas por organizaciones de salud como el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EUA, la Sociedad Clínica Europea de Sida (EACS) y la Asociación Británica para el VIH (BHIVA) piden que las mujeres viviendo con el VIH eviten la lactancia.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button