Internacional

Diputados franceses aprueban inscribir el derecho al aborto en la Constitución

La propuesta de ley, promovida por la izquierda radical, ahora debe lograr el visto bueno del Senado y de los franceses en referéndum para entrar en vigor.

Las y los diputados franceses aprobaron este jueves 24 de noviembre inscribir el aborto en la Constitución, primer paso de una iniciativa para blindar este derecho en el país en respuesta a los retrocesos registrados en Estados Unidos.

Por 337 votos a favor y 32 en contra, la Asamblea Nacional (cámara baja) aprobó la propuesta de ley promovida por la izquierda radical, que ahora debe lograr el visto bueno del Senado y de los franceses en referéndum para entrar en vigor.

“Francia habla hoy al mundo”, se felicitó la ponente del texto, la diputada Mathilde Panot, quien llamó no obstante al gobierno a presentar su propio proyecto de ley para agilizar el trámite, ya que permitiría evitar un referéndum.

La Asamblea Nacional (Cámara Baja) aprobó modificar la Carta Magna de 1958 para incluir que “la ley garantiza la efectividad y la igualdad en el acceso al derecho a la interrupción voluntaria del embarazo”.

El aborto fue despenalizado en Francia en 1975 por una ley promovida por Simone Veil, icono de la emancipación femenina y superviviente del Holocausto. La última modificación fue en marzo para extender el pazo hasta las 14 semanas.

La anulación del derecho al aborto a nivel nacional en Estados Unidos por la Corte Suprema en junio conmocionó al mundo y, en Francia, se tradujo en el anuncio de iniciativas por el gobierno y la oposición para blindarlo.

“Ninguna democracia, incluso la más grande de todas, está a salvo” de un retroceso, advirtió al inicio del debate el ministro de Justicia, Éric Dupond-Moretti, quien expresó el apoyo del gobierno a la iniciativa.

Aunque el partido La Francia Insumisa (LFI, izquierda radical), ponente de la propuesta de ley, buscaba inscribir también la anticoncepción en la Constitución, finalmente dio marcha atrás en este punto para lograr un consenso.

El ministro había alertado que, con la redacción inicial, la propuesta tenía pocas posibilidades de prosperar en el Senado -que rechazó un texto similar en octubre- y llamó a concentrarse en el aborto, retirando así los anticonceptivos.

¿Qué sucedió antes?

 

“Nadie puede predecir el futuro, pero introducir el derecho a la anticoncepción y el aborto en nuestra Constitución es alejar el miedo que nos invade cuando los derechos de las mujeres son atacados en otros lugares”, aseguró la ponente de la propuesta, la diputada izquierdista Mathilde Panot.

Su partido de oposición LFI era el encargado de definir la agenda del pleno de la Asamblea Nacional este jueves y, además del aborto, propuso una serie de temas como la abolición de la corrida.

Para poder debatir e incluso votar ambos, ya que la sesión terminará a medianoche, la formación de izquierda radical decidió retirar los dos primeros sobre un comisión de investigación y sobre un alza del salario mínimo.

“El gobierno es favorable a la inscripción del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo”, aseguró el ministro de Justicia, Éric Dupond-Moretti, para quien “ninguna democracia, incluso la más grande de todas, está a salvo” de un retroceso.

LFI quería inscribir en la Constitución el texto: “Nadie puede vulnerar el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo y a la anticoncepción. La ley garantiza el acceso libre y efectivo a estos derechos a cualquier persona que lo solicite”.

 

Durante el debate, el oficialismo y la izquierda llegaron a un consenso y cambiaron la formulación. “La ley garantiza la efectividad y la igualdad en el acceso al derecho a la interrupción voluntaria del embarazo”, reza la propuesta enmendada.

 

Cambios y acuerdos

En sus inicios, el texto también buscaba suprimir la “cláusula específica de conciencia”, que permite a los médicos negarse a realizar el aborto, sin embargo, en aras de que el proyecto avanzara en el Parlamento, esta propuesta fue retirada.

La nueva ley establece el aborto libre como un derecho hasta la semana 14 de gestación y hasta la 22 en caso de riesgo para la vida de la gestante. También cuando hay problemas con el feto.

Además, aclara que las jóvenes de entre 16 y 17 años y las mujeres con discapacidad pueden abortar sin el consentimiento de sus padres. Y, no son obligatorios los tres días de reflexión o recibir información sobre la maternidad.

Los diputados de Los Republicanos (derecha), que controlan el Senado, consideran por su parte que el derecho al aborto no está amenazado en Francia. Algunos legisladores de la ultraderechista Agrupación Nacional (RN) son antiaborto.

Independientemente del resultado de la votación, el partido LFI llama al gobierno a presentar su propio proyecto de ley, ya que, a diferencia de las propuestas de iniciativa parlamentaria, no se necesita un referéndum final para modificar la Constitución.

 

Aborto de las 12 a las 14 semanas

En marzo de este año, el Parlamento francés extendió el derecho al aborto de las 12 a las 14 semanas de embarazo, una medida apoyada por el partido del Gobierno pese a las reticencias del presidente Emmanuel Macron a 46 días de la elección presidencial.

“En un momento en el que varios países cuestionan este derecho fundamental de las mujeres, estoy orgulloso de que Francia lo reafirme y lo amplíe”, tuiteó el ministro de Salud, Olivier Véran.

 La propuesta de ley, aprobada por la Asamblea Nacional por 135 votos a favor y 47 en contra, busca responder a una falta de médicos y al cierre progresivo de los centros que practican la interrupción voluntaria del embarazo.

Con esta aprobación, las parteras podrán practicar también abortos quirúrgicos, tras poder hacerlo con medicamentos desde 2016 y se mantiene la cláusula de conciencia para el personal médico contrarios a interrumpir un embarazo.

“Alrededor de 2 mil mujeres se ven obligadas cada año a viajar al extranjero para poder abortar, ya que superaron los plazos legales. Estas mujeres son las más vulnerables”, aseguró la diputada socialista Marie-Noëlle Battistel. 

El partido gubernamental, La República en Marcha (LREM), apoyó el texto, pese a las resistencia de la administración vigente, ya que el presidente francés aseguró que un mayor plazo afectaría al “trauma de una mujer” a finales de 2021.

Diversos diputados y diputadas subrayaron que Colombia despenalizó el 21 de febrero el aborto hasta la semana 24 de embarazo, por lo que Francia sigue los pases de otros países como Argentina y España. En Europa, el aborto está autorizado hasta la semana 14.

Back to top button