Internacional

En Siria, las mujeres protestan por muerte de Mahsa Amini en Irán

Mahsa Amini fue arrestada supuestamente por violar las reglas que exigen el uso de un velo que cubra totalmente el cabello.

Este lunes, cientos de mujeres protestaron en el norte de Siria -controlado por los kurdos- por la muerte de una mujer kurda iraní bajo custodia de la policía de moralidad de Irán. Algunas se cortaron el pelo y quemaron pañuelos en la cabeza haciendo eco de las manifestaciones en Irán. 

Mahsa Amini, de 22 años, murió a principios de este mes después de ser arrestada en Teherán por la policía que hacía cumplir las estrictas restricciones de la República Islámica sobre la vestimenta de las mujeres. Su muerte ha provocado los mayores disturbios en Irán desde 2019. 

Los manifestantes de Siria sostuvieron fotografías de Amini mientras marchaban por una calle en la ciudad de Qamishli. 

“Ella fue sometida a un trato brutal por parte de los tiranos iraníes. No aceptamos este insulto a ninguna mujer en la sociedad”, dijo Sawsan Hussein, un empleado de la administración liderada por los kurdos que estaba en la protesta. 

Mientras que el padre de Amini dijo que ella no tenía problemas de salud y que sufrió contusiones en las piernas bajo custodia, por lo que responsabiliza a la policía de su muerte. La policía iraní negó haberla lastimado y dijo que se enfermó mientras esperaba con otras mujeres detenidas.

Además, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán acusó este lunes a Estados Unidos de utilizar las protestas para tratar de desestabilizar la República Islámica. 

Los grupos kurdos han controlado franjas del norte y el noreste de Siria desde los primeros días de la guerra civil siria, estableciendo la autonomía mientras el presidente Bashar Al Assad, un aliado de Irán, buscaba sofocar las rebeliones en otras partes de Siria. 

“Apoyamos las protestas y los levantamientos en Irán. no a la injusticia, no a la opresión… sí a los derechos de las mujeres”, dijo Arwa al-Saleh, miembro de la organización de derechos de las mujeres Kongra Star que convocó la protesta.

La provincia de Kurdistán de Irán es una de las regiones azotadas por disturbios. La minoría étnica kurda vive principalmente en una región que se extiende a ambos lados de las fronteras de Armenia, Irak, Irán, Siria y Turquía. 

Siguen las protestas en Irán y aumenta la tensión con Occidente 

La tensión aumenta entre Irán y las grandes potencias este lunes por la dura represión a las protestas que continuaron por décima noche consecutiva en la república islámica, tras la muerte de la joven Mahsa Amini cuando estaba bajo custodia de la policía de la moral. 

Según un balance oficial, 41 personas han muerto desde el inicio de las protestas, en su mayoría manifestantes, aunque también miembros de las fuerzas de seguridad y cerca de mil personas han sido detenidas tras el inicio de las movilizaciones por la muerte de la joven de 22 años.  

En las protestas más multitudinarias en casi tres años en Irán, las fuerzas de seguridad han disparado balas y perdigones, según grupos de derechos humanos, mientras los manifestantes lanzaron piedras, quemaron vehículos policiales e incendiaron edificios públicos. 

El domingo, continuaron las movilizaciones después de una jornada laboral. En la capital Teherán una multitud gritó consignas contra el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, de 83 años, incluyendo “Muerte al dictador”, según imágenes difundidas por la oenegé Grupo Derechos Humanos en Irán (IHR).  

Esta organización, con sede en Oslo, informó en la noche del domingo que al menos 57 personas han muerto, aunque señaló que los cortes de Internet hacen que sea difícil confirmar las víctimas de las protestas, extendidas a varias ciudades. 

“Mujer, vida, libertad”, corearon los manifestantes y algunas mujeres se arrancaron el velo y lo lanzaron a una pira y otras se cortaron el pelo a modo de protesta. 

“Injustificable e inaceptable” 

En el norte del país, en la provincia de Mazandarán, las autoridades reportaron 450 detenidos en los 10 días de movilizaciones, según la prensa oficial, dos días después del arresto de más de 700 personas en la provincia vecina de Gilan.  

Según el Comité para la Protección de los Periodistas (CJP), 18 reporteros han sido detenidos desde el inicio de las protestas.  

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, lamentó el domingo la respuesta iraní a las protestas y la calificó como “desproporcionada, injustificable e inaceptable”. 

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también se pronunció a favor de las manifestaciones y alabó a las “valientes mujeres” de Irán, desde la tribuna de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York.  

Mientras tanto, el ministerio iraní de Relaciones Exteriores indicó el domingo que llamó al embajador británico por lo que calificó como una “invitación a los disturbios” en la prensa en lengua farsi de Londres

En tanto, Alemania convocó al embajador iraní para discutir sobre la represión del movimiento de protestas. 

La declaración del jefe del Poder Judicial, que insistió el domingo en la necesidad de acción decisiva sin clemencia contra los principales instigadores de los disturbios, podría atizar la represión de las protestas.  

Manifestaciones en solidaridad  

Durante el fin de semana, se celebraron manifestaciones de solidaridad con las mujeres iraníes en Atenas, Berlín, Bruselas, Estambul, Madrid, Nueva York y otras ciudades. 

El domingo, en París y Londres, la policía chocó con los manifestantes que intentaban llegar a las embajadas iraníes. En París, la policía disparó granadas lacrimógenas y en Londres, fueron detenidas 12 personas y cinco policías resultaron “seriamente heridos”, según las autoridades. 

En tanto, el principal grupo reformista de Irán, el Partido Popular Unión Islámica de Irán, pidió abolir el código obligatorio de vestimenta. 

IHR informó que un colectivo de sindicatos de educadores iraníes convocaron a profesores y estudiantes a boicotear las clases lunes y miércoles en apoyo a las protestas. 

 

Back to top button